domingo, 20 de enero de 2013

ocnos


él pendió de tu cabeza
mientras te amaban
él pudo disfrutar de tu dulce cabello
mientras te miraban
él acompañó tu lectura
como una segunda voz
que solo yo pude oír
mientras te olvidaban

me gusta sentirme querido
aunque no sea cierto
dejar que los sueños se apoderen de tus versos
imaginar que los escribiste para mí
desear que nunca rompas mis cartas
ni mis lágrimas
ni mis esperanzas