miércoles, 5 de enero de 2011

MERECE LA PENA LEERLO


ATTAC apuesta por la movilización ciudadana para hacer posible una salida social a la crisis


5 Enero 2011
Categorías: Noticias ATTAC


Entrevista a Lourdes Lucia, Presidenta de ATTAC Madrid – Noticias Positivas

Lourdes Lucía, presidenta de ATTAC Madrid, es la protagonista de la primera entrevista de 2011 en Noticias Positivas. En ella, analiza la marcha de la crisis económica durante el último año, que ha estado marcado por el giro neoliberal del Gobierno socialista en España y por las intervenciones en Grecia e Irlanda a nivel europeo. Lucía considera un error la apuesta de los Gobiernos e instituciones internacionales por estas políticas neoliberales, que afirma que suponen un mazazo contra los derechos de la mayoría de la población, y aboga por medidas que aumenten los ingresos de los Estados a partir de políticas fiscales progresivas que hagan pagar más a quienes más tienen, y que al mismo tiempo pongan freno a la especulación financiera mundial. Para ponerlas en marcha, es imprescindible que la ciudadanía tome el protagonismo, señala la responsable de esta organización.

Noticias Positivas: ¿Qué balance hace ATTAC de la evolución de la crisis económica mundial en 2010?

Lourdes Lucía: 2010 ha sido un año muy duro para la inmensa mayoría de los ciudadanos porque se han aplicado, en general en todos los países desarrollados pero especialmente en Europa, las medidas impuestas por los organismos que desde la sombra dirigen el mundo: FMI, Banco Mundial, instituciones europeas, etc. Estas medidas han supuesto un auténtico mazazo a los derechos sociales, económicos y políticos de la mayoría de la población: recortes salariales, congelación de pensiones, supresión de ayudas sociales, privatización de empresas públicas, subidas de precios de servicios básicos… Se ha hecho todo para reducir el déficit del Estado y el gasto social pero no se ha adoptado ni una sola medida para aumentar los ingresos aplicando políticas fiscales progresivas para que paguen más los que más tienen: bancos, grandes fortunas, grandes empresas, etc; no se ha hecho nada por regular los movimientos incontrolados de capitales ni por eliminar los paraísos fiscales.

Con la coartada de “lo dictan los mercados”, los Gobiernos están haciendo que la crisis la paguen los que menos tienen y han dejado que sigan actuando con total libertad e impunidad los que la han causado (es decir, bancos, empresas e instituciones que se ocultan tras el eufemismo de “mercados”).

El balance de la crisis en el mundo es muy negativo, perjudica a los más débiles. Bancos y multinacionales han declarado beneficios, pero no se les ha exigido nada. Se está creando un nuevo modelo social basado en el individualismo feroz, la regresión de los derechos sociales y el triunfo de los más ricos.

N+: En España, este pasado año ha estado marcado por el cambio de postura del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que a partir de mayo decidió apostar por medidas neoliberales de ajuste clásicas, como la reforma laboral, el recorte del gasto público o la próxima reforma de las pensiones. ¿Cómo valora ATTAC este giro?

LL: Zapatero está demostrando que gobierna para los bancos y multinacionales e instituciones supranacionales. No confía en los que le votaron y por eso abandona el programa electoral con el que fue elegido.

Si el programa de recortes sociales fuera bueno iría con él a las elecciones, pero no lo harán (ni el PSOE ni el PP, ni ninguno de los partidos que siguen las directrices de los “mercados”) porque saben que nadie les votaría si se presentan con un plan de medidas de privatizaciones, recortes salariales y derechos sociales, etc. Esto demuestra que la nuestra es una democracia cosida con alfileres. A los ciudadanos sólo se acude para pedirles el voto, una vez conseguido se esgrime la excusa de “los mercados”, Europa o cualquier otra para hacer todo lo contrario de lo prometido. Esto es peligroso porque debilita la democracia, ya bastante frágil, que tenemos.

N+: A nivel europeo, lo más destacado han sido las intervenciones de Grecia e Irlanda debido a la bancarrota de ambos países. ¿Son estas intervenciones del FMI y de la UE la solución al problema de la deuda soberana? Y si no lo son, ¿qué habría que hacer?

LL: Una precisión: la bancarrota afecta al conjunto del sistema económico (grandes corporaciones, bancos, Estado y muchas familias de los países desarrollados) ya que el irresponsable nivel de endeudamiento generado en los años de aparente bonanza económica es enorme y supera cualquier ratio de solvencia. Desde que estalló la crisis se ha producido un desplazamiento programado de la deuda privada hacia deuda pública a través de las políticas de rescate, siendo los Estados los garantes en última instancia del endeudamiento privado. Y los acreedores son, fundamentalmente, los bancos, los fondos de inversión y los capitales especulativos.

ATTAC lleva tiempo proponiendo medidas para superar la crisis de la forma más beneficiosa para la mayoría de la población, y también para tratar de evitar que se vuelvan a producir crisis de este calibre: la implantación de un Impuesto a las Transacciones financieras (que serviría para regular el movimiento de capitales), la implantación de políticas fiscales progresivas, la lucha efectiva contra el fraude y la evasión fiscal, la supresión de los paraísos fiscales… Son propuestas conocidas y que han asumido en España los sindicatos (incluidos CC OO y UGT) y numerosas organizaciones y movimientos sociales.

La Red Europea ATTAC ha estudiado también el problema de la deuda y, además de las medidas mencionadas, propone varias medidas: clasificar la deuda, porque debe ser cuestionada la legitimidad de la deuda pública, provocada por la bajada de impuestos para las grandes fortunas y empresas, el rescate de los bancos y la recesión causada por las finanzas; permitir que el BCE haga préstamos a bajos tipos de interés cuando se presenten riesgos de crisis sistémica; la emisión de eurobonos comunes para reducir los costes de financiación de los estados de la zona euro; controlar la actividad de los grandes bancos, contemplando la posibilidad de socialización de la banca… medidas que, en definitiva, suponen que los organismos políticos controlen y dirijan a los económicos.

N+: ¿Puede suceder en España lo mismo que ha sucedido en Grecia o Irlanda?

LL: En la medida en que los acontecimientos dependan de la fuerza de los ataques especulativos y de la debilidad del Gobierno español para hacerles frente, es posible.

Por parte de los especuladores se trata, en última instancia, de encarecer la deuda para su beneficio y de aprovechar la angustia colectiva para destruir el incipiente Estado de Bienestar que, con dificultad, se ha construido en los últimos treinta años.

El Estado español, al igual que los demás Estados europeos de la zona euro, pagará las deudas, propias y ajenas, a menos que la ciudadanía tome conciencia del problema y asuma el liderazgo político para modificar la relación entre deudores y acreedores y orientar los recursos a financiar la creación de empleo y el bienestar social.

N+: ¿Cómo valora ATTAC el papel jugado por los Estados y las instituciones internacionales en esta crisis de la deuda?

LL: Los organismos, como la ONU, que son representantes de los Gobiernos y parlamentos (elegidos democráticamente) están desaparecidos. Los países reunidos en el G-20 (que dejan fuera a una gran parte de la población mundial) tampoco se han atrevido a tomar medidas contrarias a las políticas neoliberales. Los que llevan la batuta son los organismos supranacionales como el FMI, el Banco Mundial, etc., que nadie ha elegido. Estos son los que imponen los planes de reajuste y las medidas antisociales.

Lo que ha ocurrido ahora no es nuevo en el mundo. Hace unos años la crisis azotó con fuerza a los países latinoamericanos, recordemos el caso de Argentina. Pero los gobiernos de estos países, cada cual con sus ideologías y diferentes políticas, se pusieron de acuerdo en una cosa: no someterse a estos organismos y a las medidas que proponían. Se negaron a pagar la deuda y emprendieron políticas económicas distintas a las que les dictaban. Con independencia de los tintes ideológicos de cada gobierno, una cosa es clara: están creciendo económicamente y se ha reducido una gran parte de la pobreza extrema que sufrían.

N+: ¿Y el papel jugado por los mercados?

LL: Los mercados no son otra cosa que los grandes bancos y entidades de gestión financiera, las multinacionales… Son los grandes ganadores: ellos han provocado la crisis. Cuando les ha hecho falta han acudido a los Estados para pedir dinero (el de todos los contribuyentes). Los Gobiernos han acudido a su rescate sin pedirles nada a cambio y ahora se permiten seguir dictando órdenes.

Hoy el bien más codiciado son las pensiones, la gran cantidad de dinero que en cada país se destina a este fin. Su objetivo está claro: hay que atacar las pensiones públicas y ganarlas para que este dinero forme parte de los fondos privados, de los activos financieros objeto de especulación, del casino financiero mundial.

N+: ¿Qué medidas habría que tomar a partir de este nuevo año y en adelante, según ATTAC, para poner fin a la crisis financiera?

LL: Las que hemos mencionado: que paguen impuestos los bancos, las grandes empresas y las grandes fortunas, que se regulen los movimientos de capitales con impuestos a las transacciones financieras, que se eliminen los paraísos fiscales, que se luche contra el fraude fiscal. Que dejen de cargar todo sobre los hombros de las PYME, los trabajadores y el conjunto de la población.

N+: ¿Cómo podría presionarse a los Estados e instituciones internacionales para que lleven a cabo estas medidas?

LL: La única forma es la presión social, la movilización de los ciudadanos y ciudadanas. Están tranquilos porque saben que estamos desorganizados, separados. Se ha inculcado el individualismo y la envidia en lugar de la solidaridad.

Los ciudadanos y ciudadanas deberíamos ser conscientes de que la soberanía tiene que estar en nuestras manos. No hay que desesperar. Mucha gente se está despertando en Europa. Hay que tener confianza y unirnos. Los Gobiernos no caen del cielo, los “mercados” tampoco. Se puede cambiar el mundo. Es posible.

N+: Por último, pida un deseo para este nuevo año.

LL: Que 2011 sea un año mejor, un año de unión y solidaridad entre los hombres y mujeres, entre los trabajadores y ciudadanos de cada país, de Europa y del mundo.

Entrevista realizada por Daniel Jiménez, para Noticias Positivas.

1 comentario:

Victoria dijo...

La verdad esto de la crisis mundial es una pena. Es una lastima que el mundo haya caído en esto. De todas formas, por suerte pude ahorrar para irme a uno de los mejores hoteles en Florencia. Era un sueño que tenia de muy chiquita, y gracias a mi esposo lo pude realizar!