jueves, 27 de diciembre de 2012

estoy herido

estoy herido
tengo una bala de plata alojada en mi estómago

sé que me queda poco tiempo
que su veneno comenzará a endurecer rápidamente mi sangre
que en pocos segundos habrá llegado a mis ojos
y dejaré de ver
que inundará mis delicados oídos
y me quedaré aislado
perdido

que se alojará en mi cerebro
y dejaré de sentir

y ya nunca más volveré a saber nada más de ti.