domingo, 3 de julio de 2011

LA MIRÉ


LA MIRÉ FIJAMENTE HASTA DEJARLA INOCUA, LE OFRECÍ TODA LA PLATA DE MI BOLSILLO Y EL ORO DE MI BOCA, LA DEJÉ AMAMANTARME, ME OFRECÍ A SUS MANOS INSEGURAS, ESCUCHÉ TODOS SUS SONIDOS, COMPRENDÍ TODOS SUS MIEDOS, ACEPTÉ TODAS SUS MENTIRAS, CAMINÉ A SU LADO HASTA EL INTERIOR DEL VOLCÁN DORMIDO, CONFIÉ EN ELLA A PESAR DE SU PASADO, DEJÉ QUE EL SUEÑO ME LLEGARA EN SUS BRAZOS... Y OLVIDÉ DESPERTAR.

2 comentarios:

chikü dijo...

muy bueno, te sigo!

aniande dijo...

GRACIAS.YO TAMBIÉN VOY A SEGUIRTE Y SEGURO QUE EN ALGÚN SITIO NOS ENCONTRAREMOS. UN ABRAZO DE ESPAÑA